¿Existen otras causas, ajenas a la marea, que producen un cambio en el nivel del mar?

Sí: la presión atmosférica, la marejada que produce el viento, las corrientes marinas y los movimientos verticales de la tierra firme del litoral. Ninguna de estas causas tiene una periodicidad tan precisa como la marea y por ello se pueden separar sus efectos a partir de los registros de nivel del mar. Los procedimientos matemáticos requieren de una cantidad suficiente de datos de nivel del mar para dar resultados estadísticamente aceptables. Bajo tales condiciones la información mareográfica sirve no sólo para conocer y predecir la evolución de la marea local, sino también para conocer, estudiar y entender otros fenómenos oceanográficos, meteorológicos y geofísicos, regionales y locales, que dejan su huella en los datos de nivel del mar. Por ejemplo, con el análisis de series de tiempo suficientemente largas del nivel del mar en un lugar dado, se puede identificar el paso de tormentas por esa localidad, su incidencia, intensidad y regularidad, amén de otros elementos asociados a tales eventos extremos cuyo conocimiento sirva, de alguna manera, para atenuar impactos adversos a la población y sus pertenencias, entre otros beneficios posibles.